Benet i Jornet: ossia la sublimación de la mierda

Glòria: (…) M’estaves llepant els baixos i de sobte vas aixecar el cap i, vermell com un tomàquet, vas començar a bramar que «un fill, Glòria!; vull que em donis un fill!»
Octavi: T’estava llepant els baixos?
Glòria: Els deixaves com una patena.
Octavi: Dolços records… Sí, volia un fill teu! És a dir, volia un fill a seques, i com que la que tenia a casa, res, doncs mira, el cony que més m’interessava era el teu.
Glòria: Doncs el vas tenir! El Pau és fill teu!
(…)
Glòria: Tu no saps qui és el meu Pau! No en tens idea, cabrit! I la Mireia l’estima! Se n’ha enamorat! I ell, finalment, ha perdut la vergonya! El més gran de tots els miracles! Tots dos s’estimen, entens què vull dir? Han fotut set claus! Set!
Octavi (escandalitzat): Han cardat? Ho has permès, degenerada? (Explotant:) Són germans, Glòria!
Glòria (emocionada): Germans! Ai, sí, germans!
Octavi: Que la nena no ho sàpiga. La Mireia no es lligarà ni amb un germà ni amb un inepte! No! Totes dues coses són contra natura!
Glòria: El Pau un inepte, eh? Eh? No té empenta, no té sang? Em cago en son pare! Ara mateix et provaré el contrari!
Octavi: Foto el camp! Em produeixes acidesa d’estómac. S’ha acabat la conversa. (…)
 Benet i Jornet, J. M., Això, a un fill, no se li fa, Edicions 62, Barcelona 2002, p. 91-93

BENET I JORNET:

OSSIA LA SUBLIMACIÓN DE LA MIERDA

Comentario crítico a cargo del Dr. Sinosforo Encendido

Este extraordinario pasaje pertenece a la obra de Benet i Jornet conocida como A un retoño, no se infringe, esto, una de sus obras de mayor calidad por el elevado tono poético de su lengua y sobre todo por el gran valor moral de la dramaturgia. El título que tenía que llevar la obra era en origen La Limpieza de bajos, que el autor desechó para que nadie pensara que la obra iba sobre una máquina de lavar autos. Luego la llamó Saber lamer y relamer, pero al final se decidió por el de A un retoño, no se le inflige, esto para que la obra no se confundiera con un tratado de recetas de cocina.

En esta escena citada, Glòria recuerda que su antiguo amante, Octavio, un hombre casado y un poco depravado, quiso tener un hijo con ella por la adoración que sentía hacia su cunnus o coño, pues el coño que el pobre hombre tenía en su casa no le gustaba. Se trata de otro ejemplo innegable de la enorme influencia de Pere Gimferrer y de sus poemas erótico-calenturientos en adoración de los coños en la literatura catalana. ¡La influencia de Gimferrer ha llegado incluso hasta el teatro! Sin embargo, nótese que Benet i Jornet es menos atrevido que Gimferrer porque pone sólo “bajos” y no “cunnus” directamente, aunque sí utiliza el vulgarismo de “lamer”, que Gimferrer no utilizaría nunca sustituyéndolo por una metáfora luminosa o volcánica. Pero Benet i Jornet lo dice sin reparos, y tan pancho, pues su estilo literario está más evolucionado y libre de convenciones. Ya se sabe que la fricción produce calor; es lógico, pues, que la inmensa pasión friccionadora de la lengua inflamara a Octavi como un tomate hasta el punto que quisiera pasar del sexo a la procreación. ¡Craso error! Cuando no tan sólo se ha incurrido en el pecado del adulterio por devoción hacia unos bajos, sino que además se ha profanado un instrumento litúrgico, una patena en este caso particular, equiparándola y repuliéndola como un coño, es mejor no querer ver los frutos de tanto pecado. Es natural, pues, que el fruto de este pecado tan aberrante fuera no sólo un hijo ilegítimo, sino Pau, el asesino en serie, un alma esclavizada por el sexo, por la pasión voraz, cual mantis religiosa, de follarse a cuantas más rubias mejor para asesinarlas después con su aguijón en forma de puñal (p. 28). ¡He ahí la primer gran lección de Benet i Jornet en su obra Esto, a un vástago, no se lo inflije! He ahí la advertencia a todos los pecadores: ¡los adulterios engendran monstruos! Es esto lo que no hay que infligir a un retoño: no hay que concebirlo en tan gran pecado.

Boceto-smiley conceptual de la lengua abrillantadora de Octavi, que en realidad es metáfora de la lengua (literaria) de Benet i Jornet.

Boceto-smiley conceptual de la lengua abrillantadora de Octavi, que en realidad es metáfora de la lengua (literaria) de Benet i Jornet.

La conversación entre Glòria y Octavio prosigue. Ahora ella, todavía sin tomar conciencia de su error, defendiendo a su hijo con amor de madre e incluso orgullosa de los actos un poco atroces de su hijo, revela a Octavio que Pau, su hijo ilegítimo, ha copulado hasta siete veces, ¡siete! con su hermana Mireia, que se ha enamorado de él (él sabe que son hermanos, pero ella no). Se trata, efectivamente, de un gran milagro, digno de la mismísima Virgen de Lourdes. Benet i Jornet insiste en el hecho de que lo han hecho siete veces no por casualidad, sino porque siete son los días de la semana, los colores del arco iris, los siete magníficos, los enanitos de Blancanieves o los pecados capitales.

Glòria encuentra la situación morbosa e incluso emocionante; pero, Octavi se escandaliza porque el incesto es demasiado pecado para su moral de limpia-bajos. He ahí la segunda lección de Benet i Jornet: ¡siempre hay una moral más baja que la propia! Pero donde Benet i Jornet realmente hace gala de su excelsa arte dramatúrgica y literaria es con la réplica de Octavio: “¡Que la niña sea conocedora de ello! ¡La Mireia no se atará ni a UNO de muchos hermanos ni con un inepto! ¡No! ¡Ambas cosas son contra natura!”. Finalmente, Octavio, en un arrebato de humanidad, muestra su buena entraña, prefiere que Mireia no sepa que ha fornicado incestuosamente con un hermano. Algunos críticos han visto en esta réplica una contradicción: ¿cómo puede Mireia desatarse de su hermano si no sabe que lo es? Lo que pasa es que Benet i Jornet escribió “un hermano” y no “su hermano” y, con este matiz, aunque no se sabe lo que pueda significar, hay que despejar cualquier duda sobre la frase. Pero el auténtico latigazo viene con lo de no atarse a un inepto. Benet i Jornet no podría haber encontrado otro adjetivo mejor para el asesino en serie esclavo del sexo. ¡Qué gran habilidad y perfección en la elección de las palabras! Y tanta perfección semántica contiene otra gran lección: ¡hay que atarse y casarse con hombres habilidosos! Y que quede claro que casarse con un hombre poco manitas es contra natura.

Todavía Benet i Jornet revela otra gran verdad, la verdad final. La consecuencia de tener un hijo degenerado y asesino que ha follado con su hermana, sin que ella sepa que es su hermano, es tener acidez de estómago. Nos ha llegado a oídos que el actor que estrenó el rol de Octavi se tomaba el papel tan seriamente que al terminar la función tenía que tragarse una caja enterita de Almax. Es impensableque hubiera tenido una reacción distinta.

Almax, el remedio para cuando te comentan perversiones sexuales que desatan “acidesa d’estómac”, pero no “cor agre” o “cremor d’estómac”, que son muy vulgares.

Almax, el remedio para cuando te comentan perversiones sexuales que desatan “acidesa d’estómac”, pero no “cor agre” o “cremor d’estómac”, que son muy vulgares.

A modo de conclusión y para no alargarnos demasiado, podemos afirmar que Benet i Jornet sabe:

  1. dónde hay que ir a buscar las fuentes; no las de Montjuïc, claro, sino las literarias. Gimferrer es su fuente principal.
  2. que para tener público, en esta época tan irreligiosa, hay que mezclar lo guarro con lo sacro, como la Iglesia Católica viene haciendo desde hace bastante tiempo. De ahí que le dejara el coño como una patena.
  3. que el morbo es lo que mueve el mundo, y ¿qué hay más morboso que dos hermanos que follan sin saber que son hermanos?
  4. pero que la discreción es un buen procedimiento artístico, pues si los hermanos hubieran sabido que eran hermanos, habría habido más morbo, pero Benet i Jornet está a favor de la contención.
  5. que la acidez de estómago es la señal clara y definitiva de que los comentarios sexuales negativos se echen en cara.
  6. que lo importante en teatro es lo más creíble y no hay nada más creíble que la niña se enamorara de su hermano ignorado y que follaran, pero afortunadamente ella no se quedó preñada.

Con todos estos elementos sabiamente expresados y distribuidos en la escena, Benet i Jornet consigue superar la literalidad de la mierda hiperculebrotoide que hay en sus historias, en el corazón y en los actos de sus personajes para convertirla en algo excelso, operando una auténtica sublimación de la misma. Nos podríamos alargar muchísimo enumerando las cualidades del Premio de Honor de las Letras Catalanas, pero hemos preferido limitarnos a las más importantes para no cansar a nuestros lectores, que seguro que van a comprarse la obra inmediatamente.

Anuncis

1 comentari

Filed under Poemas

One response to “Benet i Jornet: ossia la sublimación de la mierda

  1. Anònim

    Maravilloso ejercicio de crítica del doctor Sinosforo Encendido. Parece mentira que las aulas puedan prescindir de mente tan preclara y de ingenio tan agudo. Me complace enormemente que el doctor Encendido haya confirmado en su sabio artículo algo que personalmente (y perdonen la inmodestia) ya me suponía: la alegre coyunda literaria entre Papitu Benet y el bardo nacional Pere (o Pedro) Gimferrer. Me sorprende asimismo que el glorioso y laureado dramaturgo no aprovechara el relampagueante diálogo entre Glòria y Octavi para introducir alguna morcilla del acerbo popular catalán, como, por ejemplo, “com més cosins, més endins”, que sin duda el lector habría agradecido. Pero, claro, como Pau y Mireia son hermanos, y no primos (ya se sabe, Dios dijo hermanos, no primos), pues la cosa no podía prosperar. En fin, mi enhorabuena al doctor Encendido. Espero que en fechas sucesivas nos vuelva a deleitar con su afilada crítica, ya sea teatral o poética.

    Roger de Llúria

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s