El lector escribe (y tacha) (1)

NOTA DEL EDITOR

Llegó, Carmen Sanchiz mediante, a la redacción de Escribe y Tacha un artículo de uno de nuestros lectores que arremete muy duramente contra el comentario exegético de Ximo Peiris al poema Plany de donzella de Narcís Comadira. Examinado detenidamente el artículo de nuestro lector, nos dimos cuenta de que ofrece una lectura brillantísima y muy veraz del poema de Comadira, lo cual viene a demostrar la enorme valía y calidad del poema. Se procedió, pues, a publicar el artículo (previo permiso del autor) en el boletín electrónico del taller, inaugurando así la sección El lector escribe (y tacha). Esperamos sus valoraciones y aportaciones. Ahí va el artículo y su polémica.

 

HACIA UNA INTERPRETACIÓN NO FIGURATIVA DE PLANY DE DONZELLA

 

PLANY DE DONZELLA

¿On ha anat l’ocellet
que en mon jardí no canta?

¿Tindrà una nova amor,
un nou jardí florit?

¿Enmig de xeringuilles,
son caparró escarlata

no tornarà a aparèixer
per treure mon neguit?

Ai com só sola i trista
en mon jardí florit!

Ai com só sola i trista
en mon jardí marcit!

En modo alguno podemos estar de acuerdo con la crítica de Ximo Peiris al poema de Comadira. Ya empezamos a estar un poco cansados de ver por todos lados interpretaciones metafóricas y figuradas, cuando lo normal es lo figurativo en contraposición con lo abstracto,  como en la pintura. ¡Además ya está bien de tanta obscenidad y porquería, joder! A los editores os tendría que caer la cara de vergüenza: todos los comentarios publicados están llenos de obscenidades.

En el poema de Comadira, el pajarito no puede ser ningún joven desnudo en el jardín de una muchacha. Mejor dicho: quien lo interprete así es que no sabe leer y, al no entender nada, busca e inventa muchas metáforas y al final se refugia en las mismas. Si el poema es bueno, como lo es este, hay que hacer caso de lo que se dice y no atribuir al texto sentidos que el autor no quiso que estuvieran y que nosotros, por las buenas de Dios, nos quitamos de la manga. Si el autor, claro está, hubiera querido decir otra cosa, la habría escrito y no hay que pensar que usa las palabras en otro sentido.

Por lo tanto, es absurdo pensar que el término ocellet signifique metafóricamente “pene” y por sinécdoque “muchacho”. Esta interpretación sólo nace de la calentura permanente en la cual viven muchos comentaristas y lectores, entre los que se cuentan los editores de este blog, lo cual les impide de comprender los textos de manera justa y ecuánime. El pajarito es un pajarito; nada más, ni nada menos. Y, como se verá, es absurdo pensar que se trata de un gorrión.

En el poema se habla de una Virgen, la cual, por antonomasia y por ley natural, es la Virgen María. Claro está. No hay otra virgen que la Virgen María, porque todas las demás supuestas vírgenes siempre pecan de pensamiento por lo menos. Así, en un poema sobre la Virgen María, si se habla de un pájaro, este no puede ser sino un palomo, que es un símbolo del Espíritu Santo. Cabe añadir que la cabecita de la paloma es rojiza por su timidez, propia de los entes santos, al visitar el jardín de María y José.

Vamos a ver: María está triste y sola. Y eso, que quede claro, no tiene nada que ver con la tuna. Las fuentes del poema están muy lejos de asemejarse a la canción “Triste y sola se queda Fonseca”, sino claramente con el Evangelio de San Lucas. Su tristeza se desprende de la duda. No hay católico que no dude de su fe, una o más veces en su vida. Y María también duda: no sabe si el pajarito se quedará en su jardín o si se ha ido ya a otro. De ahí, arranca el dolor de María, que había adivinado la santidad de la paloma y por este motivo desea que regrese.

Sólo los que leemos los Evangelios, cosa que es evidente que no hace Ximo Peris,  sabemos que el pajarito volvió y que María concibió inmaculadamente. Además, el dolor de la Virgen María antes del regreso del pajarito anticipa el dolor y la piedad que experimentó más tarde, al morir el fruto de su Inmaculada Concepción, o sea Jesús. Así es como hay que leer el poema de Comadira, que me consta que es un católico profundo.

Lector de la Biblia.

Advertisements

3 comentaris

Filed under El lector escribe (y tacha), En valenciano/catalán, Poemas

3 responses to “El lector escribe (y tacha) (1)

  1. Goodness me! ¡Bible-bashers que escriben sobre poesía!
    No estic segur de si el seu comentari és seriós o ho ha fet en broma. Em sembla que és tot una mica de comentari ‘tongue-in-cheek’. “el pajarito volvió y … María concibió inmaculadamente”.
    Qué divertido. M’has fet riure, mante. Millor si segueixes llegint la Biblia i et deixes de llegir poesia, em sembla. L’hi trauras molt més profit!

  2. Llorenç

    Yo, y que me perdone Grieving father, vreo que el “Lector de la Biblia” escribió un buen comentario. Nada de broma y nada de “tong in cheek”, ¿Acaso Maria no concibió por obra de un palomo? Porque, claro, no podemos contradecir lo que dice la Biblia. Y por lo de dejar de leer poesia, acaso no hay poesia en la Biblia? “El Cantar de los cantares”, por ejemplo, ¿no es poesía? Por favor, Griebing father, un poco de seriedad. Deje que la gente lea la Biblia y opine sobre poesia.

  3. Grieving father

    María concibió, no por obra de un plomo, sino de un palomino. Que la biblia incluya algunas páginas de buena poesía, amic Llorenç, no quiere decir que sea buena literatura. Para payasadas, las Gabi, Fofó, Miliki y Fofito, mucho mejores que las de Ratzinger Z.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s