Cunnus/Mentula

PEDRO GIMFERRER
A cargo de Abedardo Punzón
*
*

CUNNUS

¿Si una flor sola, sólo un ramillete,
un susurrar de rubio se desliza,
si sólo en este pliegue un oro iza
el vértice de luz de tu florete?
*
¡Si no puedo decirte “Ven” o “Vete”,
si con mirarte mi ojo ya agoniza,
si tu pubis me borra como tiza,
si mi mástil navega ya sin flete!
*
¡Si sé decir que quiero que me digas
qué inflamarán en mí tus chimborazos,
de qué debo morir entre tus brazos
por la luz de los nardos y las higas,
*
de qué debo morir si en mí perdonas
la cortesía al aire que coronas
con la fulguración de tus espigas!
*
*

COMENTARIO CRÍTICO

*

Poema inscrito en la estética situada más allá del ultra-vanguardismo, movimiento que se caracteriza por su pugna contra la sintaxis y más concretamente contra la oración principal, a la que los gramáticos modernos se refieren con el nombre de frase matriz. En este caso, sin embargo, el poeta prescindió de toda frase matriz, porque ya hay suficiente matriz en el título, “Cunnus”.

Es un poema de los llamados “exhibicionistas”. La primera exhibición está ya en el título. El autor exhibe su lato conocimiento del latín. De esta forma sólo los lectores suficientemente latinizados saben que “cunnus” es “coño”. Es posible que el poeta creyera que “cunnus” era menos obvio, menos obsceno y menos obstétrico que un coño en castellano, lo cual es absurdo porque un coño es un coño en cualquier lengua. Más adelante inicia otro exhibicionismo: la de las partes bajas, que, valga la redundancia, estudiaremos más abajo.

En cuanto a la forma, tiene tres cuartetos y un terceto; quince versos en total, una especie de soneto-plus, interesantísimo. La rima es la siguiente: ABBA – ABBA – CDDC –  y finalmente EEC. Los versos son endecasílabos, del primero al último. Para contrastar con la estética ultra-vanguardista, el poeta se ciñe al metro más prestigioso de la tradición española. Se trata de un poema interrogativo exclamativo-admirativo. La primera estrofa es interrogativa y todas las demás admirativo-exclamativas.

En cuanto al contenido, en el primer verso de la primera estrofa, vemos que el poeta adopta una actitud dubitativa: ¿se trata de una flor sola o de sólo un ramillete? No hay respuesta. También hubiera podido decir “Si un ramillete solo, si sólo una flor” puesto que, en este tipo de poesía, el orden de los factores no altera el producto. En todo caso, nótese la aliteración “sola /sólo”, destinada a enfatizar la soledad del poeta antes de ver el “cunnus”. Ahora bien: si es sólo un ramillete, tiene que haber más de una flor sola. Es una pena que el poeta no se pronuncie al respecto, porque a todos los críticos lectores nos interesa una barbaridad saber si eran una o varias flores, ya que, por más que “flor” y “ramillete” estén en singular, no es lo mismo, sino todo lo contrario. Se dice que varios lectores no pudieron conciliar el sueño a causa de no poder resolver la contradicción entre “una flor sola” y “sólo un ramillete”.

La oscuridad de la estrofa se va iluminando poco a poco si consideramos que, al comienzo del verso segundo, podemos ponerle otro “si” condicional elíptico, que nos daría “si un susurrar de rubio se desliza”. En esta segunda condicional implícita, se desliza un susurrar de rubio… Se supone que el sustantivo implícito es “pelo púbico teñido de rubio”, que nos daría: “si un susurrar de pelo púbico teñido de rubio se desliza”… No es lo mismo un susurrar de pelo rubio que de pelo moreno, de ahí que el poeta (cuya máxima intención es que el poema, aunque oscuro, se entienda bien) especifique qué tipo de pelo se desliza. No nos dice a ciencia cierta hacia dónde se desliza el susurro del rubio, pero hay que sobreentender por la ley gravitatoria que se desliza hacia abajo, con una clara referencia al dicho catalán, de todos conocido: “Abajo, abajo que hace bajada”.

Sigue la tercera condicional: la palabra clave que más ha desorientado a los críticos es “florete”. La inmensa mayoría de ellos interpreta que “florete” es el pene del poeta, que, al tener un vértice, permitía interpretar que se trata de un pene isósceles alargadito, izado (ver el tercer verso) por el oro, es decir el pelo púbico teñido de rubio. A nuestro parecer, a pesar del poema “Mentula”, comentado más abajo, se trata de una interpretación errónea, porque el poema dice “tu florete” y esta segunda persona del singular no puede ser un macho porque tiene cunnus. Nuestra interpretación parte de entender “florete” como un paño transparente que se ha puesto ella, como si de un pareo se tratara, sin nada debajo, y que, en uno de sus pliegues, deja ver el cunnus con el pelo púbico teñido. Y ahora viene lo mejor de la estrofa, que es el vértice de luz del florete que le tapa el coño. Lástima que no sepamos muy bien si la luz del florete viene de una linterna que ella se haya puesto en la entrepierna o bien de la fuerza del deseo de él que, por sí misma, ilumina el florete. Ambas cosas son plausibles. La muchacha puede haberse puesto una linterna encendida para realzar el “oro” del verso 3. Pero el deseo del muchacho, que, si es el poeta, ya dejó de serlo hace mucho tiempo, también puede iluminar metafóricamente el cunnus de ella. Quédese el lector con la interpretación que quiera, porque da igual.

Ahí acaba el segmento condicional con un interrogante, pero sin frase principal, lo cual no ha dejado de dejar totalmente perplejos a tantos lectores, porque, claro, es como si yo le dijera a alguien esta frase: “¿Si me das cien euros?”, seguro que se me respondería que acabara la frase, y luego yo dijera, por ejemplo: “¿Si me das cien euros, te rasgo el florete?” A esta interrogación condicional se podría responder: “¿Me lo preguntas o me lo propones?” Por lo tanto, aunque no quede claro, está clarísimo que el poeta lo prefiere oscuro, ya que a oscuras se pueden entender muchas cosas que a las claras del día no se entienden.

En la segunda estrofa, el “tú” va dirigido a la muchacha a la cual el poeta no puede decirle “ven” ni “vete”, más bien le dice elípticamente, “¡Quieta ahí, muchacha, que voy yo!” Mirarla a ella causa que su ojo (no sabemos si el derecho o el izquierdo) agonice, seguramente por culpa de tanta luz. Se trata, pues, de una mujer peligrosa, porque además de causarle a él la agonía de un ojo, su pubis ejerce de borrador: lo borra a él, como si él no fuera más que un nombre escrito en una vulgar pizarra, con tiza, como deja muy claro el verso séptimo. Lo que se borra deja de existir, pero afortunadamente para nosotros, lectores, el poeta sigue existiendo hasta el último.

Lo más dramático del poema se concentra en el verso octavo. Ahí, la palabra clave es “flete” que significa la carga de un barco con mástil. Desgraciadamente, en este verso, se nos dice que el mástil ya ha descargado su flete, lo cual significa que ya ha eyaculado y que lo ha hecho precozmente. No porque el muchacho sea precoz (en realidad ya es bastante mayor). Lo que es precoz es la eyaculación, porque esta tiene lugar antes de cualquier manoseo. Tan pronto como el mástil se queda sin flete, aparece el signo admirativo-exclamativo, que sería algo así como si yo le dijera a alguien: “!Si me das cien euros!”, a lo cual se me podría espetar: “Si te doy cien euros, ¿qué?” Y yo podría responder: “¡Si me das cien euros te chupo el mástil!” El signo exclamativo significaría que, como el pene baja después de la eyaculación, para compensarlo lo que se alza es la voz. Algunos críticos interpretan los signos admirativo-exclamativos como la brusquedad de la expulsión del flete por parte del mástil, aunque no es muy plausible, dada la edad del poeta.

A partir de este signo, siguen once versos más, que sólo contienen subordinadas. Ahora bien, lo importante de verdad viene ahora, en la tercera estrofa, otra condicional: el poeta nos dice que si sabe que quiere que (ella) le diga dos cosas: la primera (verso décimo) es qué cosa de él los chimborazos de ella le chamuscarán. Y la segunda de qué (enfermedad) debe morir (él) en los brazos de ella a causa de la luz (recordemos que es metáfora de deseo) de los nardos y las higas. La palabra clave es “chimborazos”. Hay comentaristas que creen que se trata de una metonimia de ovarios. Pero nosotros sabemos que “Chimborazo” es un volcán del Ecuador, cuya última erupción tuvo lugar en el primer milenio después de Cristo. Si el poeta lo pone en plural es que hay más de uno. Supongamos que son dos. Pues ya tenemos la interpretación: las tetas de ella, que son dos volcanes extinguidos. Pero ¿qué pueden inflamar si se trata de dos volcanes inactivos y además ya ha habido la eyaculación? Aun así, hay críticos que proponen interpretar “chimborazos” como “cojones de ella”, en el sentido de “valor”. No es fácil demostrarlo, pero tenemos que reconocer que una muchacha con unos buenos chimborazos es capaz de chamuscar al poeta más pintado.

Con todo, todavía no hemos llegado a la frase principal. Lo que sigue depende de “digas”. Es decir (repitámoslo): él ya sabe qué quiere decir que ella le diga de qué enfermedad debe morir él en los brazos de ella a causa de la luz de los nardos y las higas. Ahí está la asesina de verdad: la luz de los nardos y las higas. La vulgaridad del contenido expresivo (pollas y chochos) no quita la sublimidad de la metáfora. No es que se trate de una orgía con muchos nardos e higas participando en ella, ni que el poeta, obnubilado, vea más de un nardo y más de una higa, cuando sólo hay uno de cada. No. Simplemente el poeta tenía que rimar con “digas” y ha pluralizado el nardo y la higa. No nos distraiga esto del hecho de que, en caso de asesinato, el poema ya nos da la pista: tanto nosotros como la policía sabemos perfectamente que el asesino es la luz del nardo y la higa en plural (verso duodécimo).

Dependiendo también de “digas”, viene la cuarta estrofa, en la cual el galimatías no hace sino aumentar, porque no se sabe qué es lo que ella tiene que perdonar, en él, al aire que ella corona con la fulguración de las espigas de ella. (Véase versos 9-15). ¿Qué quiere decir el poeta con ello? Vamos a descifrárnoslo: “la fulguración de tus espigas” significa que las espigas de ella fulguran (otra vez la dichosa luz); pero ¿qué son las “espigas”? Evidentemente no pueden ser ni los pies, ni las manos, ni las piernas, ni los brazos, ni los muslos, etc. Por descarte, no hay más remedio que interpretar que son las tetas. ¿Otra vez las tetas, se preguntará el lector? Pues sí: no olvidemos que Gimferrer tiene un vocabulario riquísimo y quiere demostrarlo refiriéndose a la misma cosa con palabras distintas. Ahora bien: si una teta fulgura, como tampoco tiene luz propia porque los chimborazos ya están extinguidos, se trata de la luz que el deseo de él proyecta sobre las tetas de ella, las cuales que lo “deslumbran” no sé sabe si por la forma o por el tamaño. Todo ello (¡atención!) significa que con el deslumbramiento (de él), causado por las tetas (de ella), corona (ella, en él, es decir: dentro de él) “la cortesía al aire”; pero, cuidado!, porque hay la repetición de “de qué debo morir” (versos noveno y duodécimo). Si antes el asesino era la luz del nardo y la espiga en plural, ahora el asesino es clarísimamente ella, bajo una condición: en el caso de que con el deslumbramiento (de él) sea el instrumento con el cual ella corona la cortesía al aire que tiene que serle perdonado en él.

Resumiéndolo todo con otras palabras más clarividentes, que expliciten mejor los pronombres implícitos: todo empieza en la condicional del verso noveno: “Si (yo) sé decir (a ti) que (yo) quiero que (tú) digas (a mí) de qué debo morir (yo)…  Si (tú) perdonas (en mí) la cortesía al aire coronado “con” el deslumbramiento originado en las fulgurantes espigas (de ti)…” Ninguna de las dos oraciones termina, y todo queda en el maravilloso suspenso que confiere tanta sublimidad al poema; pero es que hay un misterio adicional en el penúltimo verso: ¿de quién es la cortesía? ¿Del aire o de él? Si es del aire, ¿por qué ella tiene que perdonarle la cortesía dentro del poeta, cuando sabemos perfectamente que son las espigas de ella las responsables de coronar el aire? En todo caso, si el galimatías tiene connotaciones erráticas, también las tiene eróticas, lo cual demuestra que lo oscuro o irregular no viene de la incapacidad expresiva del poeta, sino de su obsesión por el sexo. Un crítico lo explicó muy bien diciendo: “el poema demuestra hasta qué punto la razón se nubla cuando uno va caliente”. Algunos lectores pueden preguntarse qué importa ya todo eso si en el verso octavo ya ha habido la eyaculación precoz. ¿Es acaso la expresión del juego post-coital? Dejemos la pregunta al aire coronado.

Desde el punto de vista ético, se ve claro que el poeta es un poeta de mente… De mente liberal, queremos decir, lo cual se refleja en las obscenas figuras de la composición (polla, chocho, tetas, chimborazos, mástil, flete, etc.). Gimferrer, además de sus ya mencionados latos conocimientos del latín, exhibe su sexualidad al desnudo. Ella, en cambio lleva un florete-pareo para excitarle hasta el punto de la eyaculación precoz.

El tema del sexo, sin embargo, no tendría que ser tan explícito cuando la edad de los follantes pasa de los treinta años, a no ser que pasados los cuarenta aún sean los dos muy guapos, que no es este el caso. El sexo de un par de personas mayores tiene que mantenerse en la intimidad. Mostrarlo tan abiertamente, a tal edad, puede ser para muchos lectores de una obscenidad fea de ver y de imaginar. De ahí que muchos críticos se lo hayan echado en cara y consideren este poema como el más prescindible de los que el poeta haya escrito. Nosotros, sin embargo, no compartimos esta opinión. Es desagradable imaginar dos follantes que rozan la tercera edad, de acuerdo; pero, en todo caso, el poema es sublime.

*

NOTA DEL EDITOR*

Estábamos terminando el comentario crítico de “Cunnus”, cuando la mujer de la limpieza de nuestro taller literario nos entregó un papel que recogió del suelo del retrete de la Editorial donde trabajan ella y el poeta. Resultó ser, por sorpresa nuestra, un poema con otro título latino del mismo autor: “Mentula”, que significa “polla”. Después de leerlo, nos dimos cuenta de que se trataba de otro soneto-plus, mellizo de “Cunnus”. Después de analizarlo y estudiarlo con detalle, nos percatamos de que tenía que ser posterior, puesto que tiene más calidad que el primero. Lo entregamos al Doctor Sinosforo Encendido, otro especialista en la obra castellana de Gimferrer, que redactó el estudio que aparece a continuación.

*

*
*
PEDRO GIMFERRER
A cargo de Sinosforo Encendido
*
*

MENTULA

*
Si un clavel solo, o bien sólo un manojo,
un rumoreo rubio se levanta,
si sólo en ese Tajo el ojo espanta
este florete triangular y rojo.
*
¡Si no puedes decirme “Tomo” o “Cojo”,
si mi nardo en tu boca te atraganta,
si el olor de mi semen te desplanta,
si el tragar te libera de tu enojo!
*
¡Si sé querer que digas que te place
que en tus manos reposen mis bemoles,
de que deben morir los descontroles
cuando lamiendo viene el desenlace,
*
de que debo morir si me das caña,
si caza mi aguijón tu telaraña
y ya no soy sino quiebra y desguace!
*
*

COMENTARIO CRÍTICO

*

Soneto-plus, mellizo de “Cunnus”, pero muy superior, puesto que hay alguna frase con tendencia a ser principal, aunque sin serlo del todo. El poema también comienza con una dubitación. ¿Se trata de un clavel solo o bien sólo de un manojo? Nótese la repetición “solo / sólo” en masculino, en contraposición a la de “Cunnus”, donde el adjetivo era femenino. También aquí se destaca la soledad del poeta. Algún crítico apunta que la causa de tanta soledad es la manera como escribe. El título latino, “Mentula”, significa, naturalmente, “polla”. En cuanto a la forma, es idéntica a la del poema “Cunnus”: el soneto plus de quince versos, con la rima siguiente: ABBA – ABBA – CDDC – EEC. Naturalmente, cunnus y mentula evocan el coito sin ningún tipo de duda.

En cuanto al contenido, el susurro de rubio del primer soneto-plus se transforma aquí en un rumoreo (verso segundo), también de rubio, pero que, en vez de deslizarse, “se levanta”, clara alusión a la erección. En esta ocasión es él quien se ha teñido de rubio el pelo púbico. Por lo que al Tajo del tercer verso se refiere, nos da la impresión de que, aunque esté en mayúscula, no se refiere al famoso río que desemboca en Lisboa, sino al cunnus del poema anterior, es decir: el chocho de la muchacha, el cual asusta a su florete. Ahí el poeta no usa “florete” en el sentido de paño transparente, sino en el sentido de “polla”. En este poema, el exhibicionismo del poeta llega a su extremo más alto, pues nos muestra sin tapujos ni taparrabos su pene triangular. El color rojizo aquí está prestado de la sangre que acude a raudales al rabo, a pesar del susto. En la segunda estrofa se repite la disyuntiva. El “ven” y el “vete” se convierten en “te lo tomo o te lo cojo”. El problema es que el susodicho triángulo atraganta la boca de ella, porque cuanto más penetra más se la tapa.

La función del líquido preseminal que por extensión el poeta llama “semen” (verso séptimo) es desplantarla a ella. La desplanta por su manera de ser. Mas, al desplantarse, ella también se enoja, naturalmente, aunque, por fortuna, el tragar le quita de ello. Esta es la función de “libera” (verso octavo).

A continuación él quiere que ella le diga a él que le place que en sus manos (las de ella) reposen los bemoles (de él). “Bemoles” funciona aquí como metáfora de “testículos”. La maravilla de este verso está precisamente en que el poeta no use “huevos”, sino “bemoles”, dándole así al poema una nota musical que remacha el ritmo del verso. De ahí que algunos críticos hayan postulado que, escondidos en el poema, además de bemoles, hay también sostenidos (los chimborazos de ella, que están sostenidos en los sostenes que todavía ni él ni ella han desabrochado). No es extraño, pues, que, entre bemoles y sostenidos, podamos equiparar el poema a una verdadera sinfonía, y, en consecuencia, mejore el anterior. La música hace milagros. Luego el poeta se prepara para asumir los descontroles de la fase inmediatamente anterior al orgasmo (de él, mientras ella está concentrada en la lengua).

Y es entonces cuando él vuelve a preocuparse de la muerte, o más concretamente de la enfermedad que ha de causarla, mientras ella le da caña a él. El drama viene con el penúltimo verso: la caza. La telaraña, metonimia por la araña misma, es la que caza. El “aguijón” es una sinécdoque de insecto y, por extensión, una metáfora de “pene” (que por sinécdoque otra vez abarca a todo el macho). Como hemos visto el poeta nunca se contenta con usar una figura sola. Siempre pone muchas. Y luego viene la aterradora conclusión: después de la caza, al insecto ya no le queda más que convertirse en quiebra y desguace.

El dramatismo de la muerte del propietario del pene como consecuencia de la caza de la araña es mucho más intenso que el tema del soneto-plus anterior. Allí, teníamos el pelo del pubis de ella, el cual, teñido de rubio, izaba el vértice del florete, es decir una de las esquinas del pareo. También había eyaculación de flete, pero aquí, además de eso, también hay muerte. La telaraña lo echa todo a perder. Incluso podemos imaginar que la araña le chinga un pedacito de glande para dejarlo menos puntiagudo. Allí, ella perdonaba en él la cortesía al aire, coronado por la fulguración de las tetas. Aquí, en cambio, todo es “sin perdón” (como en la película de Clint Eastwood) y tristeza (como en Bonjour Tristesse, la película de Otto Preminger. No olvidemos que Gimferrer ha escrito las páginas más sublimes en español sobre cine universal). Quizás esta es la razón por la cual este segundo soneto-plus es más intenso, va mucho más allá y, por lo tanto, tiene más valor que el primero. Tampoco estamos de acuerdo con los críticos que reprochan al poeta que a su edad escriba y exhiba sus experiencias sexuales y que, como dice mi colega el Doctor Abedardo Punzón en el comentario anterior, la edad de los follantes tiene que ser mucho menor. Es evidente que queda un poco chungo exhibir coitos de tercera edad, pero cuando el poema tiene tanta calidad, se puede perdonar tanto la exhibición como el exhibicionismo.

*

NOTA DEL EDITOR*

En ediciones posteriores comentaremos poemas en catalán de este poeta, que, dicho sea de paso, no es tan bueno como en castellano. Lo que ocurre es que allí tiene menos competencia. De ahí que se pasara al catalán. Sus coetáneos tiran a flojos y, por esa razón, Gimferrer brilla por encima de todos ellos.

Anuncis

10 comentaris

22 Octubre 2011 · 14:41

10 responses to “Cunnus/Mentula

  1. Em sembla increïble que es canviï el nom propi d’un autor. Pedro Gimferrer? És la primera vegada que ho veig escrit així i espero que l’última.

  2. I aquesta nota de l’editor demostra tots els prejudicis i tota la ignorància acumulada que alguns espanyols tenen respecte a la cultura i literatura catalanes.

    • Apreciat Biel, no t’oblidis que el Pere Gimferrer abans, quan escrivia en castellà, es deia Pedro Gimferrer. Abans va ser Pedro que Pere. I en els llibres castellans encara és Pedro. Ni prejudicis, ni ignorancia.
      Joan Condom.

      • Alfons

        Potser en el nom sí que tens raó i ell signava Pedro Gimferrer… però el darrer comentari sí que cau pel seu propi pes i em sembla que seria de rebut eliminar-lo. Es limita a fer una afirmació sense demostrar-la, afirmació que, per més, és força ofensiva a tota una literatura (és com acabar dient que els pobrets autors en català necessiten que un autor en castellà es passe al català, perquè ells sols no abasten per crear una literatura sòlida…). Em sembla molt trist que es tracte de menystenir a tota una literatura d’una forma tan simplista. I, al cap i a la fi, no diuen que rectificar és de savis? Esperem, doncs, que el redactor entre en raó o ens aporte raons literàries ben sòlides per recolzar aquests arguments de la pressumpta inferioritat de la literatura catalana envers la castellana…

        • Gramático Chinchón

          Pues a mí, apreciado Alfonso, me parece que, en su nota final, el editor no dice que la literatura catalana sea inferior que la castellana. Sólo dice que Gimferrer es superior a sus contemporáneos catalanes. Dejemos tiempo para que se prepare un comentario de poemas en catalán de Gimferrer y quizá se aclare el asunto.

          • Alfons

            Apreciat gramàtic,
            sí que podríem dir que tens raó si ens limitem a una lectura literal, però cabria afegir que literal i literària tenen poc a veure entre si. D’aquesta manera, si diem que Gimferrer és “superior als seus contemporanis catalans”, i aquest en català no assoleix el nivell de la seua obra en castellà, no implica, per natural regla de tres, que la literatura castellana és superior a la catalana? En tot cas, ho diga explícitament o no ho faça, no seria convenient demostrar aquesta afirmació tan arriscada que Gimferrer en català és superior a la resta dels seus coetanis? Crec que hauríem de partir d’ací i, un colp demostrada aquesta feixuga tasca (no hi ha un o dos autors, hi ha molts més per poder-ne comparar…) aleshores potser sí que podrem afirmar que Gimferrer és millor en català que els seus contemporanis, però mai abans… en tot cas, no seria potser possible que la literatura catalana l’haguera acollit no per la manca de competència, cosa que dubte, sinó com una forma de recuperar per l’idioma a un autor que s’havia decantat pel castellà inicialment…? això ens permetria trobar una explicació una mica més complexa que no la que s’ha deixat anar… almenys aquesta és la meua opinió (i que conste que, en dir-la no estic fent cap mena de comparació entre el nivell qualitatiu de Gimferrer amb cap literatura, només establisc una possibilitat).

  3. Jaume Guiscafrè

    Però ¿com és possible que una publicació que vol ser seriosa permeti comentaris de l’editor d’aquest estil? La veritat, pensava recomanar la pàgina web als meus alumnes d’Introducció als estudis literaris i no sé si m’ho repensaré…

  4. Alfons

    Jo també pense que és un comentari desafortunat aquest que afirma que Pere Gimferrer brilla en català perquè els altres autors paren a fluixos… possiblement es déu a ignorància i, en part, a una concepció de la literatura que es limita a afalagar això que es coneix i a ignorar tota la resta… sortosament em sembla que propers comentaris s’haurien d’encarregar de demostrar que la literatura en català, malgrat que no té un estat propi que la defense, no té res que envejar a les altres literatures europees…

  5. Wifredo el Velloso

    No creo que está página se pueda recomendar a los alumnos. Por lo que empieza a verse creo que habría que clasificarla de para “mayores con reparos”. Tal como acertadamente se hacía hace un tiempo con ciertas películas o films.

  6. JK

    Pues yo no sé si hay que recomendar la página a los alumnos, pero lo que sí que hay que hacer es felicitar a la mujer de la limpieza por haber recuperado el gran soneto-plus “Mentula”.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s